Manual de refundación para los partidos del régimen: el ejemplo de Convergència

Muchos se han apresurado a certificar el estado terminal del régimen del 78. Pero ni el el 15M, ni la crisis, ni el deseo son suficientes para darle la puntilla al de un sistema de partidos, asentado tantos años ya como duró el franquismo. Los partidos nuevos han conseguido un hueco, pero no asaltar el cielo electoral, y se han encontrado con la resiliencia –palabra zen de moda– de los viejos. Ahora, estos van a necesitar algo más que el zen y la capacidad del junco de doblarse ante el viento para atravesar este ciclo si quieren seguir gobernando, porque el suelo es inestable. ¿Pero cómo se refunda un partido? Es difícil responder porque depende de muchos factores. En Cataluña hay buenos ejemplos en marcha.

Catalunya ¿una oportunidad de ruptura?

Es palabra común en Catalunya decir que la independencia ofrece una oportunidad para cambiarlo todo. Pero decía Rosa Luxemburgo que para entender la cuestión nacional se debía responder a la pregunta: ¿este movimiento político concreto es ahora y aquí un elemento de progreso para las clases populares? Responder aquí implica fijarnos en qué efectos materiales y políticos está teniendo la apuesta independentista.

Convergència y la nueva política

La “nueva política” ha llegado como un huracán moviendo también el suelo del sistema de partidos catalán. Para Convergència, desgastado por casos de corrupción y por la propia crisis de régimen, ha llegado el momento de otra refundación. Regeneración democrática y participación, listas con candidatos que no provienen de la política profesional y defensa del Estado del bienestar son los ingredientes básicos que aliñan el cambio de fase y que Corvergència intenta sumar a su propia ensalada.

Sobre el Procés: En respuesta a David Fernàndez

Escrito a dos manos junto a Emmanuel Rodríguez López (@emmanuelrog) en respuesta a la carta de David Fernández escrita a los autores tras la publicación en eldiario.es del artículo Pablo Iglesias o el nuevo Lerroux. Publicada originalmente en Madrilonia el 7/01/2015. Querido David: No es habitual que quienes trabajan en política institucional entren en discusiones…