Un 15M feminista contra la derechización social

Captura de pantalla 2018-05-23 a las 12.52.02Publicado originalmente en El Salto el 09/03/2018.

La impresión de lo de ayer es que sí, otra vez hemos vuelto a hacerlo. Veníamos de un tiempo en que parecía que los nuevos partidos iban a liderar la protesta social, el impulso de cambio, pero el espejismo se acabó. Las movilizaciones están despertando lentamente: las protestas laborales, las pensionistas aguerridas, el feminismo como tsunami.

Estamos viviendo un verdadero 15M feminista, otra vez la sensación es de aprender en el camino; de sumar de maneras inesperadas –pequeñas alianzas transitorias como con las presentadoras estrellas de los programas matinales–; de balbucear un lenguaje nuevo de la protesta que tiene un hilo histórico del que tirar. La representación intergeneracional en el movimiento aúna esa rica tradición feminista de las más mayores –que provienen de un movimiento que se institucionalizó en gran medida en la postransición contribuyendo a disolver las movilizaciones– y la vinculan con la generación intermedia, formada por muchas que se politizaron en el 15M y que vienen con lenguajes renovados y un uso intenso y original de las redes para expresarse y organizarse políticamente. Lo que más impacta es ver a las más jóvenes, adolescentes que respiran también en los nuevos medios y aportan una energía desbordante, una vivencia del feminismo que parece venirles casi de fábrica, y sospechamos, de la conciencia despertada a golpe de asesinato machista, de sistema judicial y mediático que humilla, muchas veces, a las violadas. El #YoTambién, ha sido un hito, el juicio a la Manada –el “hermana, yo sí te creo–, otro. De todo ese despertar feminista estamos recogiendo sus frutos. A partir de la percepción –más intensa en las jóvenes, [según las encuestas]– de los micromachismos o las violencias cotidianas se está articulando un relato que consigue desvelar un sistema construido sobre la desigualdad de las mujeres –y las migrantes–. Esa es la gran victoria del feminismo hoy.

#LasPeriodistasParamos

Las periodistas han evidenciado la penetración social de esta nueva conciencia social mayoritaria –el 82% de los españoles y españoles veía motivos para la huelga, [según Metroscopia]–. Su posición ha sido central para extender la protesta y para que, esta vez, los medios entiendan algo –y antes– lo que está pasando con respecto a lo sucedido durante el 15M. La forma de organizarnos las periodistas en un grupo de Telegram, el uso de las redes, la horizontalidad y tantos otros detalles aprendidos durante el 15M han servido para este propósito. Las consecuencias las hemos visto, cuando el periodismo se involucra –por fin– en una protesta, la protesta escala y es narrada desde dentro sin la habitual pretendida distancia. Eso ha constituido un verdadero triunfo. La mayoría de medios han hablado de feminismo y no de “Día de la Mujer”, salvo los que todavía se aferran con nostalgia al régimen del 78 del que fueron alguna vez, portavoces, y ahora se demuestran incapaces de tomarle el pulso a la sociedad. Pero la protesta les desbordó.

Desbordó también a los sindicatos mayoritarios que oscilaron entre la apropiación de la protesta y la comprensión total. Incluso al gobierno, que tuvo que variar su postura desde la franca hostilidad a una posición que les permita sufear la ola de la legitimidad conseguida por el movimiento. Hasta Rajoy lució un lazo morado, recordemos, los colores del feminismo, no del Día de la Mujer. Estos días se podía percibir la pugna entre PP y Cs por el espacio político de la derecha. El PP estirando mucho la cuerda de su distancia con la convocatoria para ser el auténtico representante de los conservadores, ahora que Cs le come la tostada de la radicalidad en el tema catalán. Pero Cs, más joven –tanto su estructura como sus votantes– ha entendido mejor lo que está pasando. La renovación de la derecha, parece que pasará también por llamarse “feminista”, aunque sea del feminismo del 1%.

La disputa está abierta entre la pluralidad que representa el movimiento –pero en el que las demandas principales van más allá del techo de cristal– y el feminismo liberal de Cs. Se darán nuevos asaltos, pero la potencia de situar la reproducción social en el centro de las demandas, como hacía la huelga de cuidados, puede ponérselo muy difícil a Arrimadas y sus compañeras. ¿Quieren o no quieren más guarderías, más residencias, permisos iguales e intransferibles, derechos sociales, menor precariedad que nos permita decidir si criar o no, pero en cualquier caso, poder hacerlo en condiciones? Su apuesta por el contrato único y por la reducción de impuestos parece indicar lo contrario.

El 8M, estas erupción quincemayista, plural, alegre, ha conseguido un desplazamiento, por lo menos momentáneo –veremos si permanente– de la derechización social a la que parecía conducirnos el conflicto en Cataluña y que tan bien estaba aprovechando Cs. Ya anteriormente la preocupación por la cuestión catalana estaba disminuyendo –retrocede en las últimas encuestas del CIS un 20%–, y la emergencia de nuevas potencias movimentistas y protestas que ocupan la arena pública obliga a modificar la agenda. Cuando el conflicto nacional se opaca, vuelven a emerger las preocupaciones sociales –el paro, la situación económica, la sanidad–, y la crisis de régimen que creíamos enterrada. En el último CIS, más de un 92,8% considera entre regular y muy mala la situación política del país. La buena noticia es que la crisis –latente, no superada a pesar de la aparente recomposición en términos institucionales– no está generando salidas de ultraderecha. Algo a lo que parecían apuntar las respuestas al desafío independentista. Y no habrá salidas de ultraderecha mientras se generen desbordes quincemayistas como el del 8M. A partir de aquí, todos los retos que plantea el movimiento feminista que renace, parecen oportunidades, nunca obstáculos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s