Los nuevos bárbaros de la frontera social

La imagen que quedó es la de una oficina por la que ha pasado un vendaval: ordenadores por el suelo, papeles revueltos, la tierra de las macetas en la moqueta, una piel de plátano en la silla.
El relato de los medios fue el de un “asalto” o “ataque” a una oficina de servicios sociales de Ciutat Meridiana, Torre Baró y Vallbona– tres de los barrios más pobres de Barcelona–. Ocurrió a finales de octubre del año pasado. Entre la imagen y el relato mediático, lo que sucedió siempre es algo más profundo y difícil de explicar que un grupo de vecinos enfurecidos a los que la protesta se les va de las manos.