Cuando la utopía es la familia, la raza o la nación

El discurso de la escritora Ana Iris Simón en la Moncloa ha tenido la virtud de abrir un debate. Eso sí, cuando se alaba a la familia mientras se dice que los inmigrantes están mejor en sus países y se reivindica la soberanía, el discurso tiene aroma reaccionario. Esta vez no ha sido distinto. Hoy resulta peligroso que determinadas izquierdas reproduzcan la crítica conservadora del capitalismo que hacen las extremas derechas.